Es difícil…

Aunque me parece que es más difícil quedármelo solo para mí. Tú siempre me preguntabas cuando había empezado a quererte. Verás, comencé a quererte justamente cuando me llamaste para decir que lo dejabas todo. Es más,  fue en ese preciso momento cuando olvidé el amor que había sentido antes, me olvidé de la ternura y del sexo, me di cuenta de que lo que había sentido antes no era más que el reflejo de lo que era el verdadero amor. Descubrí que no te había querido nunca. 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s